jueves, abril 17, 2014

DECEPCIONAR LAS REDES POR SATURACIÓN O BANALIZACIÓN DE LA INFORMACIÓN


Considero que el dolor es una alarma, un sentimiento homeostático, que gestiona recursos igual o semejante al sentimiento somático del hambre, del frío, del calor, que te hace tomar acción para resolverlo, comer, beber, abrigarse y en el caso del sentimiento homeostático revisar aquel “periférico” que produce la alarma que podría ser una alarma mayor o menor dependiendo de la intensidad de ese dolor, intensidad que es directamente proporcional a la incertidumbre del evento que anuncia, ese sentimiento; Ese dolor  físico, ese sentimiento  del otro y sobre todo en situaciones de conflicto  no es susceptible de despertar la misma compasión que otros sentimientos, “La imaginación percibe una parte tan pequeña del dolor ajeno, que su simple vista no puede evocar un sentimiento reciproco… Y , entonces ¿Quién sabe si los dramaturgos modernos son más dignos de elogios que de vituperio,  por haber evitado del todo este escollo o al menos por haberlo franqueado en su pequeña embarcación?” Lessing. Pero si hablamos de modernidad esa “imaginación” en estos tiempos aún más modernos que los de Lessing tienen la ayuda de las redes sociales, de lo inmediato, la imagen y el video, el dolor del otro en tiempo real, logrando evocar, despertar reacción, sentimiento de solidaridad, sentimiento que nos seduce y nos expone a la saturación de información de eventos dolorosos, saturación que adicionalmente puede estar manipulada, orientada a su efecto más conocido: 1. la paralización, el deslizamiento hacia la “procrastinación” trastorno de conducta  que nos mantendrá ocupados y a salvo de ese mismo dolor que sufre el otro,  o 2. La banalización de esos eventos de sufrimiento del otro,  por no creíbles, por manipulación, como el caso reciente del secuestro de la periodista Nairobi Pinto,  que aglutino un sentimiento de solidaridad ante el dolor de sus familiares, preocupación por su suerte y resulto un evento muy artístico, parecido a más a una escapada juvenil a la playa de una adolescente con su novio que un verdadero secuestro, complementado con el posterior “secuestro” del también periodista Amorín, ambos personajes públicos, identificados con la oposición, dejando ver las grietas a propósito, para dejar decepción, convirtiendo ese dolor sufrido en injustificado, dolor que no tiene remedio y que nos incita a la quietud.
Para todo esto el mejor antídoto es la acción, conseguir la información de propia mano, no sólo de las redes, buscarla en la calle, en lugar de los eventos informativos que nos interesan.
Ángel A. Rivero


Abril 17, 2014.

viernes, enero 11, 2013

PECAS.

Saberte me acaramela
y al oírte me escurro
en la silla, donde esté,
derretido,
cual melaó,
propicio estado

para verterme en ti
donde quiero yacer,

desparramado,
sin alícuotas,

arriesgado al tedio,
armado

con tu arsenal de pecas
y ese universo de historias

que contiene cada una
para ir leyendo

en braille susurrado,
a dedos, a lábios,
una hoja tu pecho
una a otra tu envés

Ángel Rivero
Diciembre 24, 2012

domingo, marzo 18, 2012

KRISTAL, MI SENSACIÓN.
Siento dolor en la panza, en el pecho, es difícil plasmarlo, explicar eso, más cuando uno ha leído por ahí que las vísceras no duelen, que son interoreceptivas, que los nociceptores son los músculos abdominales, reflejando algo que paso en otro lado, que el cerebro envía las señales de dolor ahí, cuando detecta alguna anormalidad en los órganos, que es un dolor irradiado, una sensación, parecido a eso que se siente después de haber estado enamorado, después de cuando las mariposas revoloteaban en tu estomago, después de que todo termino y en un proceso inverso esos pinches insectos se convierten en gusanos y sientes que te comen el abdomen, sí, tiene razón la iniquidad que nos desgobierna, es una “sensación de inseguridad” el dolor que siente todo venezolano, somos músculos nociceptores, hasta que nos atacan y nos hacemos interoreceptivos, vísceras, sin dolor, occisos cada media hora en desenfreno de agujas que no paran y en cada rayita marcan muerte, incluso cuando coinciden y se juntan y la copula de agujas que dice Benedetti en nuestro caso es que te toca, como este domingo a las tres y cuarto, no por mala suerte sino porque es ración, premio de una ruleta negra por roja y señalo nuestra media hora.

Y así, en mi familia como a un cochino que le llego su sábado, plick, suena el celular y me despierto, otra vez plick, lo tomo soñoliento y reticente desde hace algún tiempo a mensajes extra-horario, leo el texto o lo intento en mi presbicia: 5:05 am, envía Daisy: “en el hospital, le dieron un tiro a Kristal” …ño, pego un salto al suiche y a los lentes, releo y pincho el send del puto androide que se torna más lento, o al menos eso parece: alo, alo, hermanita, que paso, que le paso a Kristi?, del otro lado me llega una sensación de angustia: “la hirieron, una bala perforo un pulmón”, cuando, por qué?, pregunto en estúpida búsqueda de su inocencia, porque somos culpables de atravesarnos a las balas, de no actuar con aplomo ante el asalto, de provocar la ira del delincuente al no bajarnos rápido del carro, de ir a fiestas muy tarde, de ostentar celulares y hasta del novio guapo o la novia buenísima, “fue cerquita, a un semáforo de su casa, venía con una amiga, de un reencuentro de compañeros de grado, la amiga también es abogada, se graduó con ella”, me dice la tía justificando su inocencia y buena compañía, y Mirian? ­la mamá de Kristi­ “está con ella adentro, pero está emergencia es un colapso, hay decenas de heridos, aun no la han atendido, estoy llamando a Marelny pero no atiende”, a Marel..? “sí, y a Wilfredo, Kristi no siente las piernas y el tomógrafo aquí esta malo” y la amiga?, “esta herida, en las piernas por el choque, pero fuera de peligro, Kristi al ver los tipos en el semáforo acelero, pero le dispararon y perdió el control del vehículo y se estrello fuera de la avenida, el carro quedo abajo, con los caucho rotos quizás por eso los tipos siguieron de largo, ella dijo amiga, me dieron, busco su celular y llamo a urgencias y a su casa”, deja y llamo a Marelny, ella y Wilfredo ­mi otra hermana y su esposo neurocirujano­ están durmiendo en casa de papá, cerquita de ahí, te dejo, me contesta mi pá, con la voz de susto que contestamos todos el teléfono en casa a las cinco de la mañana, le explico, me dice: “ellos se quedaron aquí anoche, era muy tarde, los levanto y salimos para el hospital” cuelgo y pienso en su “era muy tarde”, él también justifica, “era muy tarde”, se quedaron, no fueron culpables de querer ir a su casa y esta vez se salvaron.

Voy a la ducha, alistarme y también ir, estoy a más de mil kilómetros de ahí, y mientras el agua corre en mi cuerpo voy viendo su rostro y convirtiéndome nociceptor una sensación, el dolor reflejado de lo que sufre mi sobrina, mis hijos, tus hijos, sobrinos, sobrinas, primos, primas, tus hermanos, hermanas, novios, novias, esposos y esposas, parejas, padres y abuelos y abuelas, adultos y adultas con amor mayor, adolescentes y adolescentas, niñas y niños de tu familia y de las amigas y amigos más queridos y los menos queridos también, vecinos y vecinas, los rumberos, los religiosos, los opositores, los compañeros y camaradas del proceso, los de la derecha fascista, los de la izquierda estalinista, los rojos rojitos esos Marxistas que no han leído a Marx, los inteligentes que leen y jamás se ubican de ningún lado, los menos inteligentes pero que están donde hay y asaltan hasta el cielo, los que escriben en warao y cariña para ser autóctonos, los dignificados en refugios, los sin dignificar aun, habitando los ranchos que no se han caído, los afrodescendientes, los catiritos burguesitos y los catiritos pobres hijos del coño é madre ese que se cojio la muchacha, los mestizos todos, los originarios resistentes del imperio español, los que no volverán, los que se van a ir ahorita, los obreros y obreras, los campesinos, los estudiantes hijos de papá con BB y sin BB´s, los de la UniverCidad Bolivariana, los capitalistas de mierda, los heroicos y barrigones militares, rastreros de los dinosaurios de la isla castrada, herederos de los aguerridos lanceros del traidor Páez, ­(sí, a esos los quiero asesinar yo, hoy soy parte del problema y voy sintiendo mucha rabia­), a los homosexuales, heterosexuales y bi-tri sexuales, los ninis , los majunches y pitiyanquis, los petroleros que bombean crudo por oleoductos y los que lo echan al mar, a ríos, lagos y llanuras, habitantes todos de los escombros de la Republica Bolivariana de Venezuela, similares y conexos, todos expuestos a ser la sensación de madrugada, de noche, mañanita o tarde, el llanto de otro.

Hoy vuelve a ser domingo y debo dar gracias a Dios, que Kristi respira, que ya no hay agujeros que dejen escapar su aire, que ya no hay plomo en el cuerpo envenenado su sangre, que el proyectil asesino toco la vertebra T2 aunque más cerquita esta ese corazón inmenso, que aunque hay esquirlas de sus huesos en la medula aun tenemos un cincuenta por ciento de que su paraplejia no sea definitiva, que pueda mojarse a sus ganas y no por no controlar sus esfínteres, que pueda bailar y sonreír junto a los chicos que ese día celebraban y aplicar la justicia que hoy se nos escapa.
Pic: @kristalgo

Ángel Rivero
Marzo 18, 2012

lunes, febrero 13, 2012

domingo, mayo 08, 2011

Salí mordiendo mis no, contradiciendo días pasados y días presentes y por no tener “visa” mentalice que esta vez iría un poquito menos al norte para que no hubiese riesgos de quimeras, con la actitud de quien se cambia la camisa sucia aunque la sabe rota, sin promesas atadas y con lagrimas secas y sueños de barricada que me haga volver cómo elefante a sucumbir por instinto y preservar el gentilicio.
Me encontré con cosas extrañas: ventanas sin rejas, verjas bajitas que ahora recuerdo las había en mi casa, hay orden en el carril y avisos de límite de velocidad al borde de la calle y más extraño aun, que la gente los acata, entendí que además de las emociones los recuerdos de olores, colores y sabores se almacenan en el alma, que las cosas son iguales, pasa que sin refrigeración adecuada la leche se nos puso agria, entendí que en informalidad somos mejores que en lo demás hay que demostrarlo porque nadie lo sabe o quizás ni les importe, voy entendiendo las “Z”, las “S”, las “C” y que cantamos cuando hablamos, voy definiendo emigrantes de invasores y que los primeros se adaptan que los otros imponen esquemas y en una ecuación no tan extraña esto genera desplazados y aunque vaya con orgullo de contratado o expat el avión es una balsa.
(Picture: cronica.com.mx)

domingo, mayo 01, 2011

Fragmento: El Túnel
"Fue una espera interminable. No sé cuanto tiempo pasó en los relojes, de ese tiempo anónimo y universal de los relojes, que es ajeno a nuestros sentimientos, a nuestros destinos, a la formación o al derrumbe de un amor, a la espera de una muerte. Pero de mi propio tiempo fue una cantidad inmensa y complicada, lleno de cosas y vueltas atrás, un río oscuro y tumultuoso a veces, y a veces extrañamente calmo y casi mar inmóvil y perpetuo donde María y yo estábamos frente a frente contemplándonos estáticamente, y otras veces volvía a ser río y nos arrastraba como en un sueño a tiempos de infancia y yo la veía correr desenfrenadamente en su caballo, con los cabellos al viento y los ojos alucinados, y yo me veía en mi pueblo del sur, en mi pieza de enfermo, con la cara pegada al vidrio de la ventana, mirando la nieve con ojos también alucinados.

Ernesto, donde quiera que estes enciende una luz al final de nuestro túnel..!