miércoles, diciembre 10, 2008

Entre teclear y teclear nuestra noche se interrumpe, Te han llegado unas visitas, OK, veré que hacer, enciendo la tele, aparece Nicolás Cage, seguro asesinaran a alguien, que bueno, entre el calor húmedo que mi ropa adhiere y el drama, absorben tu imagen un instante, rin!! rin!! Suena el teléfono y tu voz agradable vuelve a mí: Te quiero amor, lo siento, la visita tardara un rato, tengo rabia dices y me preocupa me da vacihito, nuestra conversación inconclusa sobre la infidelidad, OK, no hay problema amor no veremos mañana, te amo un beso, click. Una hora mas quizás dos, los malos son muertos y lo buenos son felices; ahora un sopor parecido a sueño se apodera de mi, subo las escaleras que me separan de la cama y sin mas me lanzo en ella, miro el techo y con los mismos pies saco mis zapatos que con ligero ruido rompen el conticinio, siento que me miran, que susurran como arpa eólica, me siento en el borde de la cama, oteo la semipenumbra de la habitación, pero solo son los rincones y los pequeños muebles que decepcionados esperaban volver a ver tu bello cuerpo, melena al aire, cabalgar con pasión furiosa sobre mi.Saco mis medias, la camisa, hago una bola con ellas y con estilo de Jordan las lanzo a una cesta Indonesa que seguro te gusta, nuevamente mi vista al techo, cierro los ojos trato de dormir, a lo lejos canta un gallo y como por arte de magia, plash..!! Apareces ante mí y como reo institucionalizado que aun con puertas abiertas no escapa, me quedo con tu imagen, que agrada el alma y tortura la carne con el fuego del deseo, giro sobre mi, 180, 360 grados, las sabanas se me antojan frías, aunque el calor interno abraza. Canta nuevamente el gallo anunciado el alba, mi alma feliz mostrándote en mil imágenes juega perversa a matarme de deseos y mi cerebro aletargado, embriagado de tu voz que en la mañana ronronea, me muestra una ecuación Ganttniana, de posibilidades por esperanza, divididas entre tiempo y distancia.

Angel Rivero

2 comentarios:

Lena dijo...

No sé qué es peor,

la ausencia,

o lo que hacemos para llenarla.

Un abrazo, Ángel!

Anónimo dijo...

Creo que Lena tiene razon, tampoco tu sabes que hacer para llenar tus ausencias y te pierdes, la pierdes y ni idea tienes aun de lo q es eso, q te lo digo yo


Ps. no publiques sus cartas, no es leal