domingo, mayo 08, 2011

Salí mordiendo mis no, contradiciendo días pasados y días presentes y por no tener “visa” mentalice que esta vez iría un poquito menos al norte para que no hubiese riesgos de quimeras, con la actitud de quien se cambia la camisa sucia aunque la sabe rota, sin promesas atadas y con lagrimas secas y sueños de barricada que me haga volver cómo elefante a sucumbir por instinto y preservar el gentilicio.
Me encontré con cosas extrañas: ventanas sin rejas, verjas bajitas que ahora recuerdo las había en mi casa, hay orden en el carril y avisos de límite de velocidad al borde de la calle y más extraño aun, que la gente los acata, entendí que además de las emociones los recuerdos de olores, colores y sabores se almacenan en el alma, que las cosas son iguales, pasa que sin refrigeración adecuada la leche se nos puso agria, entendí que en informalidad somos mejores que en lo demás hay que demostrarlo porque nadie lo sabe o quizás ni les importe, voy entendiendo las “Z”, las “S”, las “C” y que cantamos cuando hablamos, voy definiendo emigrantes de invasores y que los primeros se adaptan que los otros imponen esquemas y en una ecuación no tan extraña esto genera desplazados y aunque vaya con orgullo de contratado o expat el avión es una balsa.
(Picture: cronica.com.mx)

2 comentarios:

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Ángel!!!
Bonita entrada, tus letras cantan y encantan tienen el don de la metáfora y están envueltas en algunos recuerdos... o eso es lo que a mí me parece. Creo que eres una persona con mucha sensibilidad, lo demuestran estas tus letras que me las quedo porque me gustan.

Salí mordiendo mis no, contradiciendo días pasados y días presentes y por no tener “visa” mentalice que esta vez iría un poquito menos al norte para que no hubiese riesgos de quimeras, con la actitud de quien se cambia la camisa sucia aunque la sabe rota, sin promesas atadas y con lagrimas secas y sueños de barricada que me haga volver cómo elefante a sucumbir por instinto y preservar el gentilicio.

Gracias por tu visita, siempre será un placer verte por mi casita de campo.
Yo también te sigo desde Galicia- Pontevedra.
Te dejo un abrazo de gratitud y estima.

Buen viaje- Marinero.

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Ángel!!!

Paso a saludarte y a desearte lo mejor del mundo.

Te mando u cariñoso abrazo desde mi tierra... Galicia. Pontevedra.